¡Ayyy ilusos! Y pensábais que vuestros hijos se iban a quedar pensativos y cabizbajos en el momento de la despedida. Pues va a ser que no.
Aquí tenéis unas fotitos que corroboran lo que os contamos. Por la tarde, para abrir boca, hicimos unos juegos en el parque que tenemos al lado del albergue. Así tuvimos una primera toma de contacto con nuestros nuevos amigos con los que vamos a VIVIR Y CONVIVIR durante todos estos días en Medina del Campo.
La cenita estuvo muyyy rica. Los profes no tuvimos que pelear esta vez. Pollo asado, acompañado de patatas fritas y ensalada, y de postre yogurt, fue la fuente de energía para afrontar la primera velada, con unos juegos de presentación superdivertidos ¡Qué ganas de jugar! ¡Qué ganas de hacer cosas diferentes!
Y anoche tuvimos una gran sorpresa. Era el cumpleaños de nuestra compi Alejandra, y justo antes de irnos a dormir, antes de pasar al nuevo día, le cantamos todos el cumpleaños feliz y los profes le entregaron un regalito que seguro que le será de gran utilidad en la EVE.
El día había sido intenso (nuestras zapatillas lo pueden decir), pero eso no hizo para que cuando se apagaron las luces se oyera correr por los pasillos, contar historias, chistes, risas, intriga por si venía Megafusa (aunque los profes sabían que la primera noche no le da tiempo a llegar). Poco a poco fueron cayendo como moscas… y los profes pensamos “hasta las 8:30h”. ¡Ayyy ilusos nosotros también! A las 6:30h, con los primeros rayos de luz fueron despertando y el bullicio creciendo.
Es así, es la primera noche, las ganas de disfrutar no nos dejan ni descansar. Menos mal que la experiencia nos dice que ésto sólo ocurre la primera noche. Es así. Es la EVE.