Seguro que todos los everos estamos haciendo lo mismo… que si me hará falta esto, que si lo otro no lo llevo porque es muy viejo, pero tampoco aquello que es muy nuevo, que si estos calcetines tienen tomates, que si esta camiseta para que me la vean los compis de la EVE, que si las camisetas de otros años, que si este peine para los enredones… Y luego la otra parte, que si el cable del transformador del teclado, que si cañas nuevas para el saxo o el clarinete, que si estas partituras que me encantan, que si el trapo de limpiar la flauta blanco impoluto, que si el afinador (por lo que pueda venir), que si… que si… que si… que si… ¡lo que nos queda! y para que al final… ¡siempre se olvide algo! Por favor, que no sea ni el instrumento, ni la cabeza… ¡ni la muda! Lo demás es secundario 🙂